….La tele que no ves

Acabo de terminar el último libro de la periodista ¿Y TÚ QUÉ MIRAS? La tele que no ves, y siento la necesidad de más espacio,  del que me proporciona  twitter, para comentar  lo que me ha pasado al leerlo. 

Pero antes tengo que hacer un pequeño preámbulo.

Mariola y yo nos conocimos hace relativamente poco tiempo por una entrevista que me hizo en relación con El tiempo entre costuras. Fueron unas horas de charla en las que nos dimos cuenta de que nos gustábamos. Por eso cuándo me invitó a la presentación del libro no lo dude ni un momento. Respecto a ese acto puedo decir, ( y así se lo dije a ella), que para mí fue una lección magistral sobre “el periodista”.  Soy actriz. He hecho sobre todo cine. Y en estos últimos años tele. Sin embargo en aquella presentación sentí, no solo  que no tenía ni idea de nada en relación con el medio televisivo, sino además de la profunda importancia de la televisión cómo función social. Y lo que es más importante de la labor periodística. ¡Ojo, la de verdad, la de la Verdad!

Durante todo este tiempo de crisis he pasado, cómo la gran mayoría, por el Modelo de Kübler-Ross* conocido cómo ¨las cinco fases del duelo¨: 1-Negación. 2-Ira. 3-Negociación. 4-Depresión y 5-Aceptación. (Échenle un ojo con la perspectiva en mente de la crisis, ya que por otra parte lo que estamos viviendo no deja de ser un duelo por todo lo que hemos perdido en este tiempo…). Ahora mismo yo diría que me encuentro a caballo entre los pasos cuatro y cinco. Les pego directamente lo que consiste la fase  ”Aceptación” de la Wikipedia, (si, sé que no es una gran fuente pero estoy escribiendo esto a golpe de pecho…), «Esto tiene que pasar, no hay solución, no puedo luchar contra la realidad, debería prepararme para esto». ¿¿¿No les resuena por algún lado???

Sin embargo como he dicho al principio acabo de terminar el libro. ¡¡¡Y estoy que me hierve la sangre!!! Mariola Cubells me acaba de meter una sacudida al sofá de la aceptación en el que estaba sentada que me ha desencajado la pelvis. Porque además de ser una periodista con facilidad para transmitir y explicar con claridad diáfana todo aquello que tras años de experiencia ha ido viendo y padeciendo en el medio televisivo, es una luchadora. Ama su profesión y “ES BAILARINA” del periodismo. Pero sobre todo es  telespectadora, como usted; como yo.

Señores y señoras de Cuenca, Murcia, Valladolid, y de donde sean, nos están tratando como si fuéramos IDOTAS, nos están manipulando. La opinión que tienen de todos nosotros es deleznable. No nos dan mejores contenidos porque creen que no los merecemos. Todos esos programas que invaden nuestras pantallas, están hechos con el único objetivo de aborregarnos, de llevarnos sin demora a la fase quinta del modelo Kúbler-Ross. Porque lo que están consiguiendo es hundirnos la autoestima. Y no podemos, no debemos permitirlo. ¡Necesitamos saber la Verdad! Y programas como Salvados, El Objetivo y El Intermedio, son la demostración de que se puede hacer. Ayudemos a buscar una forma, una plataforma donde lo único que prime sea la honestidad y la libertad.

Y nos están subestimando. Todas las cadenas, ¡todas! necesitan de nosotros para su subsistencia. Tenemos un valor y es mucho mayor que el que nos han hecho creer sentándonos en tan incómodo e inapropiado sofá. Es fácil: démosles la espalda. Ayudemos a todos esos periodistas que quieren SER bailarines y que necesitan un escenario donde puedan hacerlo. No sé cómo, no sé donde puede ser, pero lo único que tengo claro es que si al día de hoy no existe hay que crearlo.

Leyendo el libro me he reído, me he sonreído, por momentos se me ha fruncido el ceño y luego he reposado la cabeza que me daba vueltas y he reflexionado. Y lo que siento ahora es tristeza. Por ellos, los periodistas que se pelean en los despachos, por los que han tirado la toalla, por los que siguen peleando, pero sobre todo por nosotros. Porque somos un pueblo culto gracias a otras generaciones que si levantaran la cabeza no entenderían nada de lo que estamos haciendo. Y porque tenemos derecho a lo mejor, y reniego por tanto de aquellos que dicen que tenemos lo que nos merecemos. No.

Así que si no nos dan la verdad busquémosla. Si quieren atocinarnos hagámosles un buen corte de mangas. Y no olvidemos jamas que tenemos derecho a exigir una televisión de calidad.

A todos esos periodistas de radio, televisión y prensa escrita que se parten el cobre cada día,  gracias.

Y a ti Mariola: por favor nunca, nunca dejes de leer poesía!!!!

 

 

*http://es.wikipedia.org/wiki/Modelo_de_Kübler-Ross

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>